04.  Restauración de la dinastía salomónica

    El período que va desde la caída del imperio aksumita en el siglo VII EC hasta la reinstauración de la dinastía salomónica en el siglo XIII EC es deficiente en registros históricos y muchos datos de esta época se basan en tradiciones orales recopiladas siglos después de que acaeciesen los hechos. Así, es comúnmente aceptado que Yehuno Amlak derrotó al último rey de la dinastía Zagwe (podría ser Yitbarek), lo mató y fundó una nueva dinastía cristiana. Aunque es bien conocida la afiliación religiosa de los reyes Zagwe al cristianismo, cronistas posteriores han identificado dicha imperio como escasamente cristiano en cuanto a la masa de población se refiere. Mucha gente seguía adherida al judaísmo y a las creencias de las religiones tradicionales que se mezclaban con las judías poniendo mucha oposición a las prácticas cristianas. Durante este período grupos semitas cristianos se expandieron hacia el sur ocupando las fértiles tierras de la regiones de Goyam y Shoa.

    La tradición histórica cuenta que en las luchas que inició contra la dinastía Zagwe, Yehuno Amlak fue capturado por Yitbarek pero pudo escapar y organizar de nuevo sus tropas. Para ello, contó con la colaboración de Iyasus Mo’a, venerado misionero ortodoxo y con la del sultán de Shoa consiguiendo finalmente derrotar y matar a Yitbarek en el año 1270. Esta es la fecha de la restauración de la dinastía salomónica que se hizo conectando el linaje del padre de Yehuno Amlak con el del último emperador aksumita, Nil Na’od. La misma fecha coincide con el inicio de la expansión del cristianismo hacia el sur y el oeste del altiplano etíope.


El trabajo misionero de los monjes ortodoxos preparó el camino para la política expansionista del emperador Amde Tshion

    Esta labor misionera esta vinculada con los nombres del mencionado Iyasus Mo’a y Tekle Haymanot. El primero fundó una serie de monasterios en el lago Hayck y alrededores y el segundo fue discípulo del primero y estuvo 9 años en el monasterio del lago Hayck. Después fue a Debre Damo donde estudió la vida monástica y organizó grupos de misioneros que fundaron nuevos monasterios en la región. De vuelta al monasterio del lago Hayck fue encomendado por Iyasus Mo’a a extender el cristianismo hacia el sur de Shoa, llegando hasta el valle del río Jama, tributario del Nilo, donde fundó el monasterio de Debre Libanos. El trabajo misionero de estos dos monjes preparó el camino para la política expansionista del emperador Amde Tshiyon, figura dominante en el cuerno africano durante el siglo XIV.

    Amde Tshiyon empezó su reinado con la oposición del clero quien le atacó por su conducta inmoral y promiscua, acusándole de fornicar con la concubina de su padre y con dos de sus hermanas y más tarde por casarse simultáneamente con tres mujeres. El rey respondió encarcelando y diseminando a monjes y abades que criticaron su falta de moralidad en materia sexual. Sin embargo, en la más importante crónica de este periodo, Las gloriosas victorias, se ignora esta confrontación inicial con el clero quedando el asunto relegado por la dedicacion del rey al fortalecimiento y expansión del cristianismo. Amde Tshiyon expandió el imperio cristiano en las regiones de Hadiya, Damot y Goyam donde la población era mayoritariamente pagana. Después reafirmó el poder cristiano en la regiones de Enjerta y Tembien, y en las planicies de Tigray y Eritrea donde los musulmanes de la costa amenazaban la seguridad de las comunidades cristianas. Pero sus más importantes victorias las obtuvo guerreando con los estados musulmanes de Ifat y los situados al este del río Awash. Se estima que dobló en superficie la extensión del imperio cristiano.

    La figura destacada del siglo XV fue Zara Jacob que fue declarado emperador en 1434, cuando contaba con 35 años. Por razones de seguridad personal pasó largos años en el monasterio de Debre Abbay en Shire hasta que finalmente fue llevado a la prisión imperial en Amba Gisen de donde salió para proclamarse emperador tras la confusa sucesión de su hermano Yeshaq al que sucedieron cuatro reyes (un hijo, un hermano y dos sobrinos) en cinco años.

    Zara Jacob lanzó en sus primeros años de reinado una fuerte campaña hacia los que mantenían ritos paganos en su reinado. Inició también otra campaña contra los judíos etíopes que ocupaban la zona montañosa de los alrededores de Góndar aunque sin obtener un éxito rotundo. Más fortuna tuvieron los ataques que dirigió a los musulmanes. Hacia el este más allá del río Awasah y hacia el oeste, hacia Egipto.


El Gran Maestro de Rodas identificó a Zara Jacob como El Preste Juan de las Indias que extremina a los musulmanes descendientes de Mahoma

    En 1445 derrotó al sultán de Adal Badlay-ad-Din en la batalla de Dawaro lo que hizo que su fama creciese entre los reyes europeos. El Gran Maestro de Rodas lo identificó como "El Preste Juan de las Indias que extermina a los musulmanes descendientes de Mahoma". El mismo Gran Maestro predijo que El Preste Juan de las Indias pronto aniquilaría Egipto, Arabia y Siria, una predicción que muchos europeos estaban deseando oír. Estos pronósticos abrieron las puertas a la misión que Zara Jacob envió a Europa en 1450 y que fue recibida por el papa Nicolás V, y por Alfonso de Aragón, rey de Aragón, Nápoles y Sicilia. Parece que la expedición trajo artesanos y artistas europeos a Etiopia que eran muy bien recibidos y que normalmente terminaban sus días en este remoto país.

    Su política expansionista continuó en la parte más septentrional de su imperio donde trató de desafiar el control musulmán de Massawa y la costa del Mar Rojo a la vez que establecía puestos militares en la planicie eritrea.

    Sin embargo las campañas militares y su política exterior no distrajeron a Zara Jacob de su principal preocupación durante su reinado: el fortalecimiento de la iglesia y la mejora y expansión de los servicios religiosos. Participó personalmente en la disputa de si los días de atención religiosa debían de ser los sábados y domingos o si sólo estos últimos. Al final se zanjó la disputa decretando la obligación de asistir a los servicios religiosos en ambos, costumbre que ha permanecido casi hasta la actualidad. Construyó nuevos monasterios y diseñó un programa de adiestramiento de nuevos monjes con fines misioneros.

    Su política de la observancia de las prácticas religiosas era llevada a cabo por clérigos acompañados de soldados que se dedicaban a identificar a los que no observaban los ayunos, no asistían a misa los sábados y domingos o no etiquetaban todas sus pertenencias con la cruz. Aquellos que eran declarados culpables de alguna de estas faltas eran castigados con latigazos e incluso con la muerte a la vez que sus casas eran quemadas y sus propiedades confiscadas. Pero tales prácticas de reglamentación estricta en la práctica religiosa provocó mucha resistencia incluso entre el clero. El abuna de Debre Libanos objetó al rey de “la inutilidad de las muertes, los arrestos y las torturas que la reglamentación produce”, lo que le valió a él mismo la tortura y la prisión en la que murió pocos meses después. A pesar de su excesivo celo en el cumplimiento de las prácticas religiosas él mismo era polígamo, pues se le conocen al menos cuatro mujeres. La más conocida de las cuatro era la emperatriz Elena, hija del rey de Hadiya y musulmana en origen. Elena sobrevivió 50 años a Zara Jacob y fue regente y co-emperatriz durante muchos años. Esta considerada como una de las mujeres que más influencia han tenido en la historia etíope.

    Su excesivo celo en la observancia religiosa fue exagerándose con los años, convirtiéndose también en obseso de los exorcismos y de las actividades demoníacas. Su psicosis le llevó a imaginarse complots de sus mujeres e hijos en su contra lo que les valió a varios de ellos la tortura. Otro de los sucesos que ensombreció sus ultimos años de vida fue la muerte de su mujer Tseyon Mogasa por malos tratos en 1462. Ello le llevó a un duro enfrentamiento con el hijo de esta Ba'eda Maryam. Las hostilidades entre padre e hijo terminaron cuando Ba'eda Maryam fue designado sucesor al trono poco antes de la muerte de Zara Jacob que acaeció en 1468.

© 2013 ethiopiko.org