06. El siglo XVI. Musulmanes, portugueses y turcos.


Pintura tradicional representando el rezo musulmán

    Desde el siglo IX, pequeños estados musulmanes se fueron estableciendo al este del Valle del Rift y en la costa del mar Rojo. En el siglo X el sultanado de Makhzumi se instauró en el este de Shoa. Tras 300 años de existencia, entró en decadencia pero en los inicios del siglo XIV, otro más poderoso se instaló al noreste de Shoa, el sultanado de Ifat. Este sultanado mantuvo continuas hostilidades con el reino cristiano de Amde Tshiyon y sus sucesores lo que provocó su desaparición. Poco después, otro sultanado más poderoso emergía más hacia el este, el sultanado de Adal con su capital en Dakar, cerca de la actual Harar. El sultanado de Adal prosperó convirtiéndose en vía de acceso desde los puertos del golfo de Aden en el océano Indico hasta el altiplano etíope. Pronto se convirtió en una amenaza para el reino cristiano pero Zara Jacob derrotó al sultán Badlay-ud-din en 1445 lo que obligó a los adalíes a retroceder y reagruparse. Aunque el sucesor de Zara Jacob, Ba’eda Maryam mantuvo relaciones amistosas con el sultanado, las tensiones volvieron en los reinados de los hijos de este, Iskinder y Na’od quien murió en Ifat en una campaña contra los musulmanes.

    Una figura política de primer orden en esta época fue Elena, una de las cuatro mujeres de Zara Jacob a la que su sucesor, Ba’eda Maryam, le concedió el titulo de Reina Madre, a pesar de no ser él mismo hijo suyo. Figura poderosa desde el reinado de su marido, Elena continuó co-gobernando en el reinado de Ba’eda Maryam y a la muerte de este, pasó a ser regente de Iskinder de seis años de edad. Cuando Iskinder se convirtió en rey efectivo, Elena continuó desempeñando un papel importante en su reinado. A Iskinder le sucedió su medio hermano Na’od que murió en Ifat en una batalla contra los musulmanes dejando a su hijo Lebna Degel de siete años como heredero al trono. Elena, de 70 años de edad a la que se menciona en esta época como persona activa y enérgica, volvía a ser regente de un niño.

    En esta época ya había presencia portuguesa en la corte pues Pedro de Covellao, un portugués enviado por el rey Juan II para recabar información sobre el misterioso reinado del Preste Juan de las Indias, residía en Etiopia desde 1493. Temerosa de la amenaza del sultanado de Adal, Elena mandó en 1514 a Portugal a un armenio llamado Mateo para solicitar ayuda militar del rey Manuel I aunque la misión portuguesa no llegó a Etiopía hasta 1520.

    Para cuando la expedión portuguesa llego a Etiopía ya estaba Lebna Dengel en el trono imperial y para entonces la amenaza musulmana estaba olvidada. En 1516 se había enfrentado al emir Mahfuz de Harar derrotándolo con contundencia y empujando a las tropas árabes a sus antiguos territorios de Adal donde destruyó la fortaleza de Zakar. Al mimo tiempo los portugueses atacaron el puerto de Zeila y lo incendiaron. Lebna Dengel volvió a la planicie etíope victorioso y los cronistas de la época declararon que la amenaza musulmana había terminado. No podían estar más equivocados.

    La misión de la expedición portuguesa de 1520 era la de establecer una política de cooperación con el rey cristiano de Etiopia. Portugal estaba interesada en establecer territorios seguros en su ruta de navegación con las Indias ofreciendo a cambio ayuda militar y armamentística al rey etíope para protegerlo de la amenaza musulmana. Elena, la reina madre lo entendía así y fue ella la que dio los primeros pasos para negociar un acuerdo permanente. Sin embargo Lebna Dengel que creía que la amenaza musulmana había desaparecido, no veía claros los motivos portugueses y permitió a estos volver a sus tierras en 1526 sin haber llegado a acuerdo alguno.


La iglesia de Santa María de Tsion fuer reconstruida por Fasílides en el siglo XVII después de que Ahmed Grang la destruyese un siglo antes

    En el período que la expedición portuguesa permaneció en Etiopia, importantes acontecimientos se sucedían en el sultanado de Adal. En 1520, un joven de 19 años llamado Ahmad ibn Ibarhim apodado Gragn (el zurdo) emergió como figura poderosa y tras degollar al sultán de Harar Abu Bakar, empezó a establecer las bases de lo que sería un imperio musulmán etíope sin precedentes. En 1529 lanzó la primera ofensiva y tras derrotar fácilmente a Lebna Dengel se retiró a Harar. Dos años más tarde lanzó otra ofensiva a gran escala recorriendo el altiplano donde quemó iglesias y monasterios y obligó a la población sometida a convertirse al Islam. Parece que la campaña la inició en Wollo, donde saqueó los monasterios del lago Hayck. Luego se fue hacia el lago Tana donde no pudo llegar hasta los monasterios situados en las islas centrales. De allí pasó a Lalibela donde saqueó todas las iglesias de sus objetos de valor aunque no causó deterioro en las construcciones de roca. Después se fue a Aksum donde a la resistencia de la población siguió una reacción brutal de los musulmanes que terminó con la destrucción de todos los edificios de la ciudad incluida la vieja y venerada iglesia de Santa María de Tsion. De Aksum El Gragn se fue a Hamasien en la actual Eritrea donde siguió expandiendo su campaña de destrucción y terror. Las campañas de El Gragn destruyeron muchos objetos religiosos medievales incluidas iglesias, arte mural y exento y valiosos manuscritos.

    Lebna Dengel murió en Debre Damo en 1540 pensando que su imperio había sido aniquilado completamente aunque tuvo tiempo antes de morir de enviar un emisario a la corte de Portugal solicitando ayuda militar. Le sucedió su hijo Galawdewos, un joven de 18 años que se puso a organizar de nuevo los restos del ejército para hacer frente a El Grang quien inicialmente le infringió varias derrotas. Pero al año siguiente, en 1541, en respuesta a la petición de Lebna Dengel, llegaron a Massawa 400 mosqueteros bien armados a las órdenes de Cristovaho de Gama, hijo del famoso navegante Vasco de Gama. En los tres primeros enfrentamientos con las tropas de El Gragn los portugueses salieron victoriosos debido a la superioridad de sus armas. Pero el Gragn acudió a los turcos de Yemen para solicitar ayuda y estos le enviaron 900 hombres armados con los que se enfrentó a los portugueses al norte del río Takezze (cerca de la Shire actual) donde los sitió causándoles numerosas bajas. Más de 200 portugueses fueron muertos o hechos prisioneros, entre ellos el mismo Cristovaho de Gama que fue decapitado poco después por el mismo El Gragn y su cabeza enviada al Pasha de Zabid.

    Galawdewos llegó al área de la batalla poco después de la catástrofe y tuvo el ánimo suficiente para reconstruir un nuevo ejército con los restos del regimiento portugués y una buena cantidad de armas que estos habían almacenado en el monasterio de Debre Damo. El choque definitivo tuvo lugar en Febrero de 1543 en las inmediaciones del lago Tana. A pesar de la superioridad numérica del ejército de El Gragn, un arcabucero portugués penetró en solitario entre las líneas musulmanas, localizó a el Grang y a corta distancia le disparó en el pecho lo que le causó la muerte instantánea. Este hecho desestabilizó totalmente la contienda pues los musulmanes ante la falta de su caudillo empezaron a huir desorganizadamente lo que provocó la aniquilación de una buena parte de sus tropas a manos de los cristianos. El hijo de El Gragn fue hecho prisionero mientras que su mujer, Bati Del Wambara, lograba escapar con una compañía de soldados turcos. El cadáver de El Gragn fue decapitado y su cabeza exhibida en todos los alrededores del campo de batalla.


Nur ibn Mujahid construyó las defensas de la ciudad de Harar hacia el año 1555

    Con esta decisiva derrota las correrías de los musulmanes por el altiplano etíope terminaron. Su poder se limitó al área próxima al sultanado de Adal que tenía a Harar como capital. La viuda del El Gragn, volvió a Harar, se casó con un sobrino de este, Nur ibn Mujahid con la condición de que vengase la muerte del caudillo musulmán y empezó a organizar de nuevo el ejército para continuar atacando al reino cristiano. Nur ibn Mujahid construyó las defensas de la ciudad de Harar y realizó algunas ofensivas en los territorios cristianos adyacentes sin resultados determinantes. Galawdewos por su parte siguió expandiendo su territorio hacia el sur, en la región de Bale, de donde expulsó a los musulmanes aunque el área nunca fue cristianizada de manera mayoritaria. En 1558 cuando Nur ibn Mujahid lanzó otro ataque en territorio cristiano, Galawdewos contraatacó sitiando y conquistando Harar para enfrentarse poco después con Nur en su última batalla donde su ejército fue derrotado y el mismo perdió la vida. Era el viernes santo del año 1559. Nur vivió hasta 1567 y tras su muerte se convirtió en leyenda en Harar y su tumba en lugar de peregrinaje.

    Las guerra que mantuvieron cristianos y musulmanes durante medio siglo debilitaron el poder de ambos reinados lo que favoreció la expansión de otro pueblo que habitaba la región sureste de Etiopia: los oromos. La mayoría eran pastores nómadas pero todos ellos recibían entrenamiento militar y todos eran consumados jinetes lo que explica su poderío a pesar de la desventaja en armamento. El empuje oromo en la segunda mitad del siglo XVI les llevó a ocupar gran parte de la región de Shoa en el centro de la planicie etíope en territorio cristiano y en el este llegaron hasta Harar donde las murallas construidas por mandato de Nur ibn Mujahid evitaron que tomasen la ciudad. En el sur, continuaron también su expansión logrando el control de todo el sureste etíope y gran parte de suroeste donde consiguieron imponerse a las poblaciones sidamos y omóticas.


© 2013 ethiopiko.org