11.  Johannes IV (1872 - 1889)


Johannes IV

    Napier se dio prisa por dejar el país. El 10 de junio todo el ejército había ya embarcado. Poco después los ingleses cerraron el consulado que tenían en Massawa. No quisieron intervenir de momento en el futuro del imperio etíope. Y sin embargo las armas que Napier entregó a Kassa Mercha, señor de Tigray en compensación por la ayuda prestada resultaron decisivas para que este se hiciese con el poder imperial que fue ocupado inicialmente por su cuñado Wagshum Gobeze con el nombre de Tekla Giyorgis.

    Wagshum Gobeze pertenecía a la clase dirigente de Lasta, la región que circunda a Lalibela. Su padre combatió con Teowdros pero fue derrotado y colgado en una horca en 1858. Formó un ejército en 1865 y combatió con el delegado de Teowdros haciéndose con el poder de Lasta. Fue por entonces que se casó con la hermana Kassa Mercha, Dinkinesh. Para la época del asalto de Napier a la fortaleza de Maqdala, Wagshum Gobeze contaba con un ejército de 60.000 hombres, el más numeroso de los ejércitos que disponían los aspirantes al vacante cetro imperial y se hizo coronar emperador en agosto de 1868, en los llanos de Zebit en Lasta, en el mismo lugar donde su padre fue ahorcado por Tewodros. Pero su período imperial duró solo tres años. Sintiéndose amenazado por el poder creciente de su cuñado y señor del Tigray, Kassa Mercha, cruzó el río Takesse y le presentó batalla en Junio de 1871 cerca de Adua donde fue derrotado con estrépito. Fue capturado y recluído a la prisión, donde murió al año siguiente.

    Kassa Mercha contaba con la ventaja que le daban las armas que le dejó Napier por sus servicios prestados al ejército inglés en su camino a la fortaleza de Maqdala. Además, en 1869 contrató al escocés John Kirkham como instructor de su ejército. Utilizó el corto período del mandato imperial de su cuñado Tekla Giyorgis para fortalecer su posición en Tigray y para preparar su ejército de modo que cuando se enfrentaron en Adua en 1871 la victoria fue aplastante para Kassa Mercha a pesar de contar con un ejército en inferioridad numérica.

    Kassa Mercha se hizo coronar emperador con el nombre de Johannes IV en Aksum el 12 de enero de 1872 a la edad de 41 años. 3.000 curas ortodoxos tomaron parte de la ceremonia. Antes de su coronación y cuando se recuperaba de una grave enfermedad hizo el voto de no tomar venganza contra sus enemigos ni de amasar fortuna personal.


Palacio de Johannes IV en Debre Tabor

    Johannes IV tuvo que enfrentarse con las amenazas expansionistas de Egipto y Sudan y la emergente aventura colonial de Italia. En Egipto, el Kedive Ismael tomó el poder en 1863 y continuó una política de expansión hacia el sur. El Kedive estaba nominalmente supeditado al sultán otomano de Constantinopla quien le cedió en 1867 los puertos de Suakin y Massawa. La apertura del canal de Suez en 1869 hizo que toda la costa africana del mar Rojo se situase en el punto de mira de las políticas expansionistas de Egipto, Italia y Francia. Una compañía italiana compró Assab (actual Eritrea) en 1869 y los franceses se establecieron en Tajura y Obock (actual Djibouti). Egipto tomó el control de Harar en 1875 y continuó consolidando el poder en Sudan en toda la ruta hacia Equatoria mejorando las carreteras y la navegación en el Nilo. Los egipcios hicieron sentir su afán conquistador en el norte del río Marab en la provincia de Bogos (donde se sitúa la actual ciudad de Keren en Eritrea) donde destacaron sus tropas pocos meses después de la coronación de Johannes IV.

    Tres años después, en 1875, el jedive decidió un ataque militar contra Johannes IV con la intención de establecerse en las tierras altas de la actual Eritrea, la provincia de Hamasien. Para ello contrató los servicios de un oficial danés, Soren Arendrup quien plantó batalla a Johannes a mediados de noviembre de 1875 en Gundet cerca del río Mareb pero fue fácilmente derrotado perdiendo él mismo la vida durante la contienda. Johannes se hizo con un enorme botín de guerra en armas. El jedive quiso tomarse revancha de la derrota casi de inmediato y envió otra expedición que salió de Suez el 5 de diciembre del mismo año donde oficiales americanos al servicio del jedive ocupaban importantes cargos. Johannes IV que reunió en torno suyo a la mayoría de los rases del norte de su imperio derrotó de nuevo al ejército egipcio en marzo de 1876 en una batalla donde tuvo gran protagonismo el liderazgo de su lugarteniente, el Shaleqa (Mayor) Alula que fue poco después ascendido a la categoría de Ras y quedó establecido como gobernador de las provincias de Hamasien y Serae.


Abdallahi, último emir de Harar

    Esta incursión fallida en Etiopia debilitó el poder turco–egipcio y en 1879 el jedive Ismael fue depuesto y reemplazado por un sucesor sin ninguna experiencia lo que debilitó aún más el poder egipcio en Sudan. En 1881, emergió la figura de El Madhi, un líder espiritual que se autoproclamó descendiente de Mahoma, y lideró una lucha santa contra el poder egipcio en territorio sudanés.

    En los últimos años de la década de 1870 tuvieron lugar las disputas por las provincias amaras de Wollo, Begemder y Gojjam. Después de varias campañas llevadas a cabo por Menelik en la región de Gojjam y Wollo, Yohannes se acercó con su ejército a Sala Dingay, a corta distancia de Ankober, la base militar de Menelik, quien preparó su ejército para la batalla. Sin embargo, la mediación de los nobles de Shoa y la evidencia de la superioridad militar de Johannes convenció a Menelik de prestar sumisión al emperador, acercándose a él con una piedra en el cuello en señal de sumisión en una elaborada ceremonia. Johannes fue generoso con él y le nombró rey de Shoa el 26 de marzo de 1878 a cambio de un fuerte tributo anual.

    Ambos trabajaron activamente en un programa de cristianizar sus reinos consiguiendo numerosas conversiones al cristianismo ortodoxo de muchos musulmanes y oromos. La más notable de estas conversiones fue la de Mohamed Ali de Wolo que fue bautizado y nombrado Ras Mikael. Pero las tensiones entre Johannes y Menelik volvieron a florecer cuando el segundo intentó conseguir el control de Gurage y Kaffa luchando contra el rey de Gojjam Tekle Haimanot al que hizo prisionero. La mediación Johannes IV sirvió para reorganizar el control sobre los reinos de la Etiopia central pasando algunos como Agawmeder y Wollo al control directo del emperador. Para fortalecer las alianzas se pactó un matrimonio entre el hijo de Johannes, Araya, que fue nombrado gobernador de Wolo y Zweditu, hija de Menelik.

    En el mismo clima de alianzas, Johannes propuso a Melelik el matrimonio con Taitu Betul, hija de una aristocrática familia de Semien. Taitu era brillante, enérgica, patriota, devota cristiana y inusualmente culta para la época y jugaría hasta la muerte de Menelik un papel importante en la historia de Etiopia.


Caravana de esclavos etíopes en el siglo XIX

    Después de establecer las alianzas con Johannes IV, Menelik siguió expandiéndose al sureste de Shoa. Primeramente fue la región de Arsi en la que Ras Darge aplastó a los oromos de la región en la batalla de Azule en 1886. En 1887, le llegaría el turno de la política expansionista de Menelik a Harar que había sido abandonada por Egipto en 1885 y era gobernada por el emir Abdallahi de la dinastía gobernante Adare. Menelik era consciente de la importancia de la toma de Harar e informó al rey Humberto de Italia de sus intenciones. Quería proteger las rutas comerciales en las que Harar era un punto estratégico así como evitar que se le adelantase alguna potencia europea. La batalla contra las tropas de Harar tuvo lugar en Chelenco el 6 de Enero de 1887 donde Menelik logró una victoria fulminante. Nombró a su primo Dejazmach Makonen como gobernador de Harar y al poco tiempo lo ascendió a Ras. Ras Makonen destacó por su capacidad de gobernar en territorio recién ocupado y ganarse el aprecio tanto de los musulmanes conquistados como de los nuevos cristianos que vinieron a ocuparse de los puestos administrativos y de las oportunidades que ofrecía la ciudad como encrucijada comercial. Ambos grupos se vieron favorecidos de la expansión comercial que Menelik propició a la ruta que conectaba Harar con el puerto francés de Obock en el mar Rojo. El producto que más beneficios aportaba era el comercio de esclavos con destino a los países árabes y aportó grandes sumas de dinero al propio Menelik que lo utilizaba sobre todo para modernizar el armamento de su ejército aún en inferioridad con respecto al de Johannes IV.


Palacio de Menelik en Entoto en 1880

    En 1879, Menelik movió su campamento de Ankober a Entoto situado al norte de lo que siete años más tarde sería la capital de Shoa, Addis Abeba. Entoto, situada por encima de los 3.000 metros, soportaba un clima frío y tenía dificultades para el abastecimiento de agua y leña por lo que su traslado hacia el valle situado al sur ofrecía claras ventajas. El nuevo lugar recibió el nombre de Addis Abeba (nueva flor) y contaba con manantiales de agua, fuentes termales y un clima más benigno. La ciudad empezó a crecer de manera constante y después de la coronación de Menelik como emperador se convirtió en capital de Etiopía lo que aceleró su proceso de crecimiento.

    Italia, que se formó como estado unificado en 1871, pronto se apuntó a lo que parecía que era una exigencia para los países europeos, el control colonial sobre territorios africanos. Tras la apertura del canal de Suez , toda la costa del mar Rojo se puso en el punto de mira de las potencias europeas para poder disponer de puertos en el tráfico marítimo con el océano Indico. Los británicos ya disponían del puerto de Adén en la costa de Yemen desde 1838 y en 1884 crearon un protectorado en la costa opuesta a Aden, en la actual Somaliland. Por otra parte la pronta retirada de las tropas de Napier de Masawa tras el asalto a Maqdala indicaba que los británicos no tenían planes de aumentar sus territorios en las costas del mar Rojo.

    En 1883 se produjo la revuelta de El Madhi en Sudan que comenzó aniquilando a un ejército británico en Kordofán. Los británicos que enviaron a Charles Gordon a Jartum para organizar la evacuación de la capital se prepararon para retirar las tropas egipcias del territorio sudanés. Para ello necesitaban contar con el apoyo de Johannes IV para asegurar la salida de las mismas desde Sudan hasta Massawa. El acuerdo fue firmado, y Etiopia ganaba el control de la provincia de Bogos (la actual Keren) y el libre acceso al puerto de Massawa. El ejército de Ras Alula ayudó a los destacamentos egipcios sitiados a lo largo de la frontera etio-sudanesa y además presentó batalla a las fuerzas del El Madhi en Kufit en Septiembre de 1885 consiguiendo una clara victoria.

   Sin embargo, esta alianza con los británicos y egipcios resultaría fatal para Johannes IV pues se ganó un enemigo feroz en los madhistas sudaneses mientras que los ingleses traicionaron el acuerdo al permitir a los italianos establecerse en Masawa en 1885 con una programa de expansión colonial hacia las tierras del altiplano etíope que seguramente era desconocido por los británicos.

    Gran Bretaña favoreció la entrada de los italianos en la costa etíope para evitar así la presencia de su mayor rival en el reparto africano: Francia. Sin embargo, el incumplimiento del tratado firmado con Johannes IV en junio de 1884 fue criticado por los mismos británicos. Así, A.B. Wylde, vicecónsul británico en el mar Rojo escribió: “Mirando nuestro comportamiento con el rey Johannes desde cualquier punto de vista no encontraremos ni una pizca de honestidad y es sin duda una de nuestras actuaciones en Africa donde hemos sido más culpables”.


Puerto de Massawa a finales del siglo XIX

    En 1887, Johannes ya tenía abiertos dos frentes con los ejércitos extranjeros. Los madhistas hicieron incursiones en territorio etíope pero fueron detenidos por el Negus Tekla Haymanot en Metemma en enero de 1887. Los italianos continuaron su expansión hacia el sur y se adentraban hacia el altiplano. El 25 de enero de 1887 Ras Alula atacó el fuerte que los italianos levantaron en Sahati y aunque fue rechazado pudo preparar una emboscada al día siguiente en Wadi Dogali contra un batallón que venia a reforzar el fuerte aniquilándolo casi por completo. Este ataque abrió una fuerte disputa entre Ras Alula y Johannes IV quien en principio desaprobó la actuación del primero prohibiéndole continuar su ataque contra los italianos. Italia mandó en verano de 1887 una expedición de castigo a Massawa y los ingleses enviaron a un joven diplomático, Gerald Portlal, para evitar una guerra a gran escala. Portlal se entrevistó con Ras Alula en Asmara y con Johannes IV en su campamento del lago Ashangi en diciembre de 1887. A Portlal le pareció que Ras Alula estaba dispuesto para la guerra. Y Johannes IV parecía también ahora de acuerdo con Ras Alula en no permitir que los italianos ocupasen territorio más allá de Massawa. El panorama se presentaba preocupante cuando una fuerza de 20.000 italianos desembarcó en Masawa en enero de 1888. Johannes IV se preparó para la batalla y llamó a los rases para aumentar su ejército. Ras Mikael llevó una caballería de 25.000 oromos. Pero cuando estaba ya listo para enfrentarse a lo italianos le llegaron noticias de que los madhistas habían tomado su venganza contra el Negus Tekle Haimanot al que derrotaron en Sahar Weha para continuar después con el saqueo de Góndar.

    El último año del mandato de Johannes IV fue terriblemente agitado y tuvo que emplearse en tres frentes. Incapaz de llegar a tiempo para evitar el saqueo de Góndar, culpó de ello a los rases amaras de no hacer nada para evitarlo. Mientras tanto Menelik buscaba la alianza de Tekle Haimanot para `presentar batalla al debilitado emperador. Johannes IV cruzó el Nilo Azul y emprendió una campaña de saqueo junto con Ras Alula en la provincia de Gojjam destrozando varios campamentos amaras. Mientras tanto. los rases del Tigray sintiéndose abandonados se juntaron con los italianos, tomaron Asmara y permitieron que estos ocupasen Keren. Los italianos estaban ya en posición para ocupar Eritrea. Por su parte, Menelik sintiéndose amenazado por la ira del emperador preparó a la población de Shoa para el posible enfrentamiento y pidió armas a los italianos que se las mandaron. Sin embargo Johannes IV prefirió posponer el enfrentamiento con Menelik y acometer una campaña contra los madhistas enfrentándose a ellos en Metama, el 9 de marzo de 1889.


El emperador Johannes IV con su hijo Araya Selassie

    Se estima que la fuerza imperial etíope era de 100.000 guerreros mientras que los madhistas eran unos 60-70.000. El ejército etíope estaba comandado por Johannes IV, Ras Alula, y el hijo de Johannes IV, Ras Mengesha. Su hijo mayor Ras Araya Selassie había muerto de sarampión pocos meses antes. Aunque la batalla empezó bien para los etíopes, Johannes IV resultó herido por tres balas cuando acudía a reforzar el ala de su hijo Ras Mangesha quedando incapacitado para continuar luchando. Viendo que su emperador estaba gravemente herido, el ejército etíope se dispersó mientras los madhistas se reagrupaban. Al día siguiente Johannes IV moría después de nombrar a su hijo Mengesha como su sucesor delante de Ras Alula. Tres días después el séquito que escoltaba su cuerpo fue atacado en las cercanías del río Atbara. Los madhistas se hicieron con el cuerpo de Johannes, lo decapitaron y mandaron su cabeza a Omdurmán.

    Con el grueso de sus tropas en desbandada, Ras Mengesha y Ras Alula se retiraron hacia Semien y luego hacia la región de Tembien. La situación en Tigray era caótica. Mientras algunos rases luchaban contra los italianos, otros se aliaban con ellos. Ras Alula trató de convencer a Ras Mengesha que se proclamase emperador pero este rehusó al considerar que no tenía el apoyo mayoritario de los rases del Tigray que pensaban que Menelik, el rey de Shoa, era el candidato más poderoso para ocupar el cetro imperial.


© 2013 ethiopiko.org