Las cataratas de Tis Isat

    Las cataratas de Tis Isat (fuego humeante) están situadas en el curso del Nilo Azul a unos 25 kilómetros de Bahar Dahar y siguen siendo el espectáculo natural más fascinante de Etiopia. Estaban consideradas como las mas impresionantes de Africa junto con las cataratas Victoria en el río Zambezi hasta que en la década de 1960 empezaron a construir sucesivamente tres centrales hidroeléctricas que han terminado limitando el espectáculo al final de la época de lluvias. La foto linka con un artículo sobre las cataratas e incluye material gráfico actual.


En ferry a Gorgora


    Una de las escasas posibilidades que ofrece el transporte público fluvial en Etiopia es este viaje en ferry de dos días de duración que conecta Bahar Dahar con Gorgora en la ribera norte del lago. El ferry sale de Bahar Dahar en domingo, se detiene en la isla de Dek y prosigue su ruta hacia Kunzula en la ribera occidental. Tras pernoctar allí, el viaje continúa al día siguiente atracando en las poblaciones de Essey Debir y Delghi donde el ferry se detiene por dos horas en cada uno de estos lugares. El viaje es barato y ofrece la posibilidad de viajar en un medio poco común en Etiopía. La foto muestra al ferry atracando en Essey Debir y linka con una serie de fotografías del viaje. .


Gondar

    Gondar representa el poder imperial de la Etiopía cristiana. Fundada hacia 1635 por Fasílides continuó siendo la capital del imperio durante doscientos años. El legado más visible de esta época son las construcciones de piedra sobre todo palacios, puentes e iglesias. El estilo de estos edificios tiene influencias portuguesas, indias, árabes y aksumitas. Los maestros constructores eran portugueses que tenian su base en la India y venian acompañados por canteros de aquel país. Entre todas las construcciones de esta época destaca el recinto imperial de Gondar donde sobresale el palacio de Fasilides, el primero de los edificios construídos.


Lalibela


    La magnitud de los trabajos realizados y los resultados estéticos conseguidos en Lalibela son tan impresionantes que es dificil encontrar a alguien que diga que el viaje no mereciò la pena. La tradición oral ha venido atribuyendo todo el trabajo a la época del rey Lalibela pero esas tradiciones no tienen respaldo histórico. Actualmente los arqueólogos consideran que el tiempo empleado en oradar la roca de las 11 iglesias abarca unos cinco siglos. Hay tambien evidencias de que algunas iglesias no fueron diseñadas con ese fin sino como edificios de uso civil. Lalibela es además un lugar de culto cristiano y bien puede ser el destino singular más interesante de Etiopía.


Otras fotos de esta ruta



Mujeres amaharas de vuelta del mercado semanal en Tis Abay



Techo de la iglesia de Debre Berhan Selassie en Gondar



Lalibela, primeros rayos sobre Bet Giyorgis



Iglesia de Yemreheena Kristos en los alrededores de Lalibela



Ruta 1: A. Abeba - Bahar Dahar - Gondar - Lalibela - A. Abeba

Duración: 6 -12 días                                                                   por carretera


    Esta ruta conecta tres de los lugares más visitados e interesantes de Etiopia en un viaje por carretera donde el paisaje y la geografía del altiplano etíope forman parte importante del mismo. Bahar Dahar es un destino muy agradable donde la belleza natural del lago combina con la historia y el arte que encierran los monasterios que se esconden en sus islas y penínsulas. Además, esta el Nilo Azul que sale desde el lago y que se convierte en protagonista en las impresionantes cataratas de Tis Isat a 28 kilómetros de Bahar Dahar. Gondar que fue capital imperial durante los siglos XVII y XVIII esta cargada de historia y conserva unos edificios de aquella época muy interesantes. Y el tercero de los lugares renombrados por donde pasa esta ruta es Lalibela con su grupo de 11 iglesias excavadas en roca que sorprendieron a los viajeros portugueses en el siglo XVII y siguen sorprendiendo a la actualidad a la mayoría de sus visitantes. El viaje se puede hacer en 6 días disponiendo de vehículo propio y puede alargarse hasta dos semanas o más. El recorrio se puede realizar con comodidad utilizando el transporte público pero en este caso se necesitaran al menos de 8 días. .

    Iniciando el recorrido en Addis Abeba en el sentido de las agujas del reloj nos encontraremos, después de recorrer 105 kilómetros, con el primer punto de interés: el monasterio de Debre Líbanos, fundado en el siglo XIII y que tiene que ver con la expansión del cristianismo por el altiplano etíope hacia el sur pues facilitaba a los emperadores cristianos la ocupación posterior de estos lugares. Su fundador fue Tekle Haimanot del que la tradición cuenta que estuvo rezando durante siete años sobre una pierna hasta que esta se debilitó y se escindió del cuerpo por lo que se le representa con la pierna separada. El monasterio fue protagonista durante la ocupación italiana de uno de los muchos actos represivos y brutales de los fascistas italianos cuando en represalia por el atentado contra su vida, Graziani ordenó la destrucción del mismo y el fusilamiento de sus 297 monjes pues pensaba que el atentado había sido planificado y organizado en este monasterio.


El puente nuevo sobre el Nilo azul fue inagurado coincidiendo con el segundo milenio del calendario etíope (2007 en el calendario gregoriano)

    Para acercarse al monasterio hay que dejar la carretera pricipal y tomar otra hacia la derecha por unos 4 kilometros. Lo que si se encuentra en las inmediaciones de la carretera principal es otro de los llamados puente de los portugueses situado en un bonito enclave esccénico. El nombre debe de hacer referencia al estilo de la construcción pues el puente fue construido en el siglo XIX por etíopes.


Los martes se celebra un gran mercado de ganado ovino en Debre Markos

    Continuando el viaje hacia Bahar Dahar y después de recorrer unos 70 kilómetros la carretera desciende bruscamente por la barranca del Nilo Azul hasta atravesarlo por el espectacular puente recientemente construido. Históricamente, el río suponia una barrera natural entre los reinos de Shoa (capital Ankober) y Ghojam (capital Debre Markos) que detuvo el avance de los oromos en el siglo XVI. Después de cruzar el puente la carretera vuelve a remontar hasta las planicies de Ghojam situándonos de nuevo sobre los 2.500 metros. A uos 70 kilómetros de pasar el puente sobre el NIlo Azul nos encontramos con Debre Markos capital de la provincia con un puñado de hoteles modernos, algunos vestigios de la época italiana y un multitudinario mercado que se celebra en martes donde abunda el ganado lanar. Más interesante que la capital es el paisaje que se extiende amplio por las llanuras de Ghojam que ofrecen un espectáculo precioso al finalizar la época de lluvias, esto es a principios del mes de octubre, cuando el teff madura pintando de ocre los campos y produciendo en conjunción con las flores amarillas de canola y meskel unos paisajes realmente bellos.


Puerta sur de la iglesia de Ura Kedane Meheret en la península Zegne, cerca de Bahar Dahar.

    Bahar Dar es uno de los destinos más agradables del país. Situada en la orilla sur del lago Tana, dispone de un buen número de hoteles de diferente rango algunos de ellos muy lujosos. Sus avenidas están bien diseñadas y adornadas con palmeras. Participar en una excursión a los monasterios de las islas y penínsulas del lago es obligatorio. Estos monasterios encierran muchos secretos de la historia de la iglesia ortodoxa etíope y del reino amara y contienen muchas obras de valor artístico entre las que destacan las pinturas murales. Los monasterios comúmmente más renombrados son Narga Selassie en la isla de Dek (tres horas desde Bahar Dahar) y Ura Kidane Meheret en la peninsula de Zege accesible tanto por carretera como por ferry (una hora). Ambos destacan por sus pinturas murales que cubren prácticamente todos los muros interiores aunque hay que señalar que solo en el primero de ellos esta permitida la entrada a las mujeres. Lo habitual es que en un mismo recorrido se visiten dos o tres de estos monasterios.

    Un espectáculo natural bien conocido se sitúa a unos 28 kilómetros de Bahar Dahar. Son las cataratas de Tis Isat (fuego humeante). Es un fenómeno natural de primera magnitud pero desde que entró en funcionamiento una central hidroeléctrica de gran potencia el espectáculo está restringido al final de la época de las lluvias. Formando parte del recorrido que visita las cataratas se encuentra el puente histórico mas conocido del país, el puente de Alata, que cruza el Nilo Azul un kilómetro después de su descenso por las mismas.

    Bahar Dahar ofrece también la posibilidad de realizar un viaje en ferry de dos días de duración por el lago Tana y que termina en Gorgora, en su orilla norte. Es un viaje interesante y aún teniendo que pagar la tarifa para turistas extranjeros resulta barato. El ferry sale de Bahar Dahar el domingo por la mañana para llegar a Gorgora el lunes a primera hora de la tarde de donde se puede seguir viaje al día siguiente a Gondar. Para aquellos que les convenga más hacer el recorrido en sentido contrario, el ferry sale de Gorgora los miércoles por la mañana temprano para llegar a Bahar Dahar el jueves por la tarde. Gorgorá tiene tambien buenas opciones para el alojamiento.


Puesto callejero de té y bambolinos en Gondar

    Góndar es también un destino clásico en las rutas de la Etiopia histórica. El recinto de castillos construidos por el rey Fasílides y sus sucesores entre 1635 hasta 1755 es una de las atracciones turísticas más publicitadas del país. Para el viajero que conoce Europa y sus castillos e iglesias medievales, las construcciones de Gondar no les van a impresionar ni por su tamaño ni por la calidad de la construcción. El primero y más celebrado de estos castillos imperiales es el de Fasilides y baste recordar que es de la misma época que el palacio francés de Versalles. Pero estamos en el Africa subsahariana y encontrarnos con estas construcciones en esta área cercana al ecuador es bastante sorprendente. En Gondar tenemos al menos cuatro sitios de interés arquitectónico: El recinto imperial, el palacio de Quasquam , el baño de Fasilides y la iglesia de Debre Berhan Selassie con sus 104 angeles pintados en el techo. Un solo día podria ser suficiente para visitar Gondar.


Las casas de Lalibela son construcciones cilíndricas de piedra de dos plantas.

    Aunque no hay autobuses que conecten directamente Gondar o Bahar Dahar con Lalibela, el trayecto se puede realizar haciendo escala en Debre Tabor, la capital imperial fundada en 1820 por la dinastía oromo Yejju y mantenida por Tewodros hasta poco antes de su trágico final en 1868. De Debre Tabor continuaremos el trayecto hasta el poblado de Gashena donde se sitúa el cruce para Lalibela. Los minibuses, aunque no son nuestro medio preferido, cubren en tramos todo este trayecto que también esta transitado por camiones por lo que el llegar hasta Lalibela está garantizado. Y por otra parte, tanto Gondar como Bahar Dahar disponen de aeropuertos con vuelos diarios a Lalibela.

   Lalibela es para muchos el lugar mas interesante de Etiopia y la verdad es que no suele defraudar a casi nadie. Es además un lugar de culto vivo donde la liturgia del cristianimo primitivo se manifiesta en los patios y paredes de las iglesias. La iglesia ortodoxa etíope mantiene un ritual basado en el misterio que se expresa en geez, el idioma semítico antiguo que solo se utiliza en la actualidad en la liturgia eclesiástica ortodoxa. Dada la estructura de los patios y pasillos de Lalibela es un lugar único para observar de cerca estas manifestaciones de sentida devoción religiosa.

    Las once iglesias de Lalibela se ven en una visita guiada de medio día. Pero el espectáculo que ofrece todo el conjunto ciertamente merece emplear más tiempo en el lugar. Es obvio que en cada recorrido que hagamos iremos observando mejor los numerosos detalles que contienen las iglesias. Por otra parte el precio de entrada al recinto que es realmente elevado desde que en 2013 se fijó el mismo en 50 dólares, o sea unos 1.000 birr, nos permite el acceso a las iglesias durante cinco días consecutivos. Aunque estar cinco días en Lalibela resultará exagerado para muchos, pensamos que merece la pena estar por allí durante dos o tres días y así además podremos amortizar mejor tan elevado precio.

    Además, los alrededores de Lalibela poseen un valor escénico notable y por ellos se esparcen varios monasterios e iglesias de mucho interés. Entre ellos destaca la iglesia de Yemreheena Kristos con un marcado estilo aksumita en la fachada exterior y unas pinturas murales llamativas en el interior. Esta iglesia es cronológicamente anterior a la mayoria de las iglesias de Lalibela pues esta datada en el siglo XI.





© 2013 ethiopiko.org