Lalibela

    Las Actas de Lalibela es un manuscrito del siglo XV en el que siguiendo con la tradición medieval etíope prevalecen los elementos mitológicos y legendarios sobre los históricos. En dichas Actas se cuenta que el rey Lalibela fue llevado hasta los cielos donde pudo contemplar construcciones maravillosas y el mismo Dios le ordenó a continuación que construyese algo parecido en el lugar de la tierra que él mismo le mostraría. En las mismas Actas se dice que en los años que duró la contrucción, los ángeles se unían a los trabjadores durante el día, mientras que por la noche, cuando los hombres dormian, ellos solos hacían el doble del trabajo de una jornada.


Acceso de entrada a Bet Grabriel-Rafael datada en los siglos VII-VIII. En la foto 5 de los arcos ojivales de su impresionante fachada.

    Las construcciones de Lalibela carecen de registros históricos por lo que no podemos situarlas con exactitud en el tiempo. El imaginario etíope ha extendido la creencia de que todas las iglesias fueron construídas en tiempos del rey Lalibela durante un período de 26 años. Esta creencia era asumida por los mismos historiadores hasta hace pocas décadas. Sin embargo, en la actualidad hay un consenso entre arqueólogos e historiadores para datar a estas iglesias entre los siglos VII y XIII. La datación de cada una de ellas es un asunto más complicado aunque la mayoria de los arqueólogos proponen que Bet Gabriel-Rafael y Bet Merkorios fueron construidas entre los siglos VII y VIII mientras que para el resto de las iglesias la datación se sitúa entre los siglos X y XIII.

    Es también una suposición aceptada que el rey Lalibela dirigió la construcción de las iglesias entre el año 1192 y el año de su muerte acaecida en 1220. Se supone también que el mismo rey impulsó las construcciones de las iglesias con la idea de construir en Roha, que así se llamaba por entonces el lugar, la Jerusalem etíope y convertirla en centro de peregrinaje. También hay acuerdo en que Bet Mikael-Golgota y Bet Giyorgis son las últimas construcciones de Lalibela y coincidentes en el tiempo aunque no hay consenso para fijar la datación de su construcción. Mientras para unos fueron construidas en las primeras décadas del siglo XIII para otros lo fueron en el siglo XV, época en la que la dinastía Zawgne fue rehabilitada por la iglesia etíope y el rey Lalibela santificado junto con su consorte Meskel Kebré y otros dos reyes de la dinastía Zagwe.


En el centro, entrada de Beta Denghel pequeña iglesia situada en el patio de Bet Mariam. A la derecha, acceso a una de las salidas secundarias.

    Lalibela se sitúa en el centro de la región de Lasta lugar habitado por el grupo étinico agaw desde los tiempos remotos. Los agaw son de entronque cushita y por lo tanto no semitas. Estaban supeditados al imperio aksumita y su cristianización se remonta al siglo VI aunque parece que tuvo escasa incidencia entre el pueblo. Entre los siglos VII y VIII, coincidiendo con el declive del imperio aksumita, los semitas que habitaban en la zona de Aksum se desplazaron bajo el empuje de los Beja (otro pueblo cushita) y los musulmanes de la costa, hacia esta región de Lasta habitada por los agaw. Aunque en un principio los semitas se impusieron a los agaw, más tarde los últimos obtuvieron el control del imperio y fundaron la dinastía Zagwe que tuvo por capital a Roha, la actual Lalibela.


Entrada occidental en Bet Medane Alem

    Los semitas que consideraron a la dinastía Zagwe como usurpadora del poder imperial trataron de legitimizar su derecho al trono imperial creando la leyenda de la reina de Saba y del rey Salomon a los que situaron como fundadores de la dinastía salomónica. Pero hay indicios históricos de que la dinastía Zagwe se consideraba ella misma descendiente de Moises y de que crearon también leyendas que les vinculaban con los reyes de Israel. Según una de estas leyendas, una cortesana agaw de la reina de Saba que la acompañó en su viaje a Jerusalem tuvo relaciones con Salomon y fruto de ello nació un varón del que desciende la dinastía.

    Lo que se da por cierto es que los Zagwne reforzaron el poder del cristianimo en Etiopia, que obtuvieron la concesión de parte de Saladino de algunos edificios de culto en Jerusalem y en Betlehem y que se relacionaron con los patriarcas de Alejandria de cuya iglesia dependian. No faltan autores que apuntan que el mito en Europa del Preste Juan que se extendió ampliamente en Europa a partir del siglo XI tuvo su origen en la dinastía Zagwe. En Europa se creía que dicho reino estaba localizado en algun lugar de la India al este de Persia. Pero ante la evidencia de que dicho país cristiano no existía en ninguna regíón asiática las miradas se dirigieron hacia el reino cristiano de Etiopía y en 1177, en época de la dinastía Zagwe, el papa Alejandro III escribía una carta al rey etíope al que se refería en los siguientes términos: "Juan, el Ilustre y Magnífico Rey de las Indias". Y la leyenda continuó al menos durante tres siglos más, pues el rey de Portugal, Juan II mandó en 1497 una expedión a Etiopía donde "tenían que descubrir dos cosas: la primera, un rey cristiano de las Indias, a quien llamaban Preste Juan, la segunda, . . . . . .".


Pasadizo entre Bet Medane Alem y Bet Mariam

    Otra idea que aparace en la tradición oral y ha sido ampliamente difundida es que Lalibela estuvo en Jesusalem en su juventud y que a su regreso decidió construir la Jesusalem etíope y facilitar así el perigrinaje a los lugares santos. Esta tradición encaja con los acontecimeintos que sucediron en esa ciudad y su accesibilidad como lugar de peregrinaje para los cristianos. Jerusalem habia caído en manos del califa Omar en el 638 pero los cristianos tuvieron acceso libre a la ciudad hasta el 1071 en la ciudad fue ocupada por los turcos selúcidas que prohibieron el acceso a las peregrinaciones cristianas. En el año 1099 la primera cruzada entró en Jerusalem y se apoderó de la ciudad donde permanecieron hasta 1187 en que fue ocupada por el musulmán kurdo Saladino.

    La tradición etíope cuenta de la visita de Lalibela a Jerusalem y de sus deseos de construir a su vuelta una Jerusalem etíope. El tiempo de esta visita coincidiría con el período de la ocupación cristiana de la cuidad y según la misma tradición el comienzo de las obras de Lalibela se sitúa en 1192 o sea cinco años después de la toma de la ciudad por parte de Saladino. Las obras que según la misma fuente duraron 24 años finalizarían en 1216 mientras que es un dato histórico que Lalibela murió en 1220. Aunque en la actualidad esta descartado que todas las iglesias fuesen construidas en este breve período de tiempo, se da por históricamente posible que el rey Lalibela trabajó en completar un grupo de iglesias que recordarían en Etiopia a la Jerusalem bíblica. El hecho de que el peregrinaje hasta la Jerusalem histórica presentaba muchas dificultades desde su caida en manos musulmanas avala la hipótesis.


Cruz Svastika o Cruz India en Bet Mariam

    Por su localización geográfica, las iglesias de Lalibela se clasifican en tres grupos. El grupo I es el que se tiene un claro diseño de conjunto y todas sus edificaciones se diseñaron como iglesias y comparten la misma orientación oeste - este. En este grupo están las iglesias de Bet Medane Alem, Bet Mariam, Bet Meskel, Bet Denghel y Bet Mikael-Golgota. De estas cinco iglesias las dos primeras son monolíiticas o sea que estan exentas de la roca por cuatro lados y por el techo. El grupo I forma un admirable conjunto arquitectónico bellamente articulado en torno al patio que se abre alrededor de Bet Mariam. .

    El segundo grupo es más anárquico pero no menos interesante. Algunas de las iglesias son mas antiguas, otras son de un puro estilo axumita y el conjunto esta conectado por intrincados túneles que conectan los diversos edificios y que terminan en el pasillo de roca que sube entre precipicios hasta el techo de Bet Gabriel - Rafael y que es conocido como el "camino hacia el cielo". En este grupo se encuentran edificios que no fueron inicialmente diseñados como iglesias y que datan del siglo VII-VIII. Bet Gabriel-Rafael fue empleado inicialmente como palacio real y Bet Mercorios como lugar de enjuiciameniento o como cárcel. Ninguno de los dos edificios esta orientado hacia el este como es el caso de las demás iglesias de Lalibela. Arquitectónicamente destacan en este grupo la espectacular fachada de Gabriel-Rafael con sus siete elevados arcos ojivales y la iglesia monolíitica de Bet Amanuel con sus muros exteriores que imitan a las franjas de madera y piedra de los edificios aksumitas. Bet Libanos presenta tambien una fachada de mucho interés pero es quizás el edificio que más negativamente está afectado por las estructuras metálicas que lo protegen de la lluvia.

    El tercer grupo está formado por una sola iglesia, el objeto más hipnótico de Etiopia según lo han calificado algunos, la de Bet Giyorgis. Construída sobre planta griega tiene unas dimensiones de 12 x 12 x 12 metros. Es problamenente la construcción mas elaborada de Lalibela y hemos tenido la suerte de que a permanecido hasta hoy en un excelente estado de conservación. Parece que un sistema de drenaje perfecto y una buena calidad de roca son los responsables de que el edificio no necesite de ninguna estructura que lo proteja de la lluvia por lo que su exterior permanece con su aspecto estético original. Su datación sigue siendo motivo de polémica pues mientras la mayoría lo sitúa en el siglo XIII hay quien asegura que fue construída en el siglo XV en tiempos de la rehabilitación de la dinastía Zagwe. La tradición oral por otra parte cuenta que el rey Lalibela había ya terminado sus iglesias cuando se le apareció San Jorge que le reprochó el haberse olvidado de él y no dedicarle ninguna de las iglesias construídas. Para conseguir su perdón, Lalibela construyó la última para él y utilizó a los mejores artesanos en su construcción. La misma tradición dice que el mismo San Jorge visitó la construcción de las obras y dejó las huellas de los cascos de su caballo en la pared del corredor que conduce a la iglesia por el sur.


Bet Amanuel es la iglesia donde mejor se identifica el estilo aksumita.

    La primera influencia de las iglesias de Lalibela es la arquitectura aksumita, especialmente en las formas de muros, ventanas, marcos, puertas y frisos. Las líneas rectas, las vigas de madera saliendo de los muros, los frisos y molduras en muros y arcos son elementos típicamente aksumitas así como las ventanas terminadas en semicirculos como lo hacen las estelas de Aksum. Estas ventanas semicirculares evolucionan hacia semicírculos apuntados en su centro como en Mikael-Gorgora y Bet Giyorgis. La iglesia que más claramente representa el estilo aksumita es Bet Amanuel. Se da por aceptado que los reyes agaw utilizaron este estilo en un intento claro de proclamarse sucesores del imperio aksumita. La iglesia de Medahane Alem, la más impresionante de las iglesias de Lalibela con unas dimensiones de 33,5 metros por 23,5 y 11 metros de alto y rodeada por 30 pilares rectangulares se la supone una réplica de la primera catedral aksumita construida en Aksum en época del rey Ezana.

    Describir edificios arquitectonicos es además de pesado bastante dificultoso. Es más fácil e interesante mostrar dibujos o fotografías. En esta página y en la pestaña de fotos de Lalibela se muestra suficiente material gráfico de las iglesias de Lalibela al menos por su parte externa. Los interiores son mas indicados para verlos in situ pues debido a la escasez de luz y espacio son difíciles de fotografiar. Además la percepción de la atmósfera de estos espacios interiores es tarea complicada aún para los fotógrafos mejor equipados. A pesar de ello, se muestran algunas fotos de los interiores de Bet Mariam, Bet Golgota y de la capilla de Bet Giyorgis llamada "la casa de los pobres".


Bet Libanos esta exenta de la roca por todos los lados con excepción del techo y es la iglesia donde mas molestan los soportes de la estructura que la protege.

    El año 1270 es el del retorno de la dinastía salomónica en el poder imperial etíope. Su primer rey fue Yekuno Amlak que se autoproclamó heredero del imperio aksumita. Una vez instalada la nueva dinastía procuró deslegitimizar a la dinastía agaw y en este época aparece la epoya nacional, el Kebre Negest, para legitimar el poder imperial de la dinastia semita que se proclamó descendiente directa del rey Salomón y de la reina de Saba. Sin embargo ni el pueblo ni la iglesia etíope pudieron olvidar a los reyes Zagwe y especialmente a Lalibela cuyas iglesias se habían convertido en un lugar de multitudinarios peregrinajes. En el siglo XV aparecieron las Actas de estos reyes, un género literario más legendario que histórico con el que se rehabilitaba a la dinastía agaw. La iglesia etíope canonizó a Lalibela, a su mujer y a otros dos reyes de la dinastia en el mismo siglo. Algunos arqueólogos actuales apuntan que en este tiempo de rehabilitación de la dinastía se construyeron las dos últimas iglesias de Lalibela: Mikael-Golgota donde supuestamente estan enterrados los restos de Lalibela y la destacada Bet Giyorgis.

    Una caracteristica importante de Lalibela es que sigue siendo al dia de hoy un lugar vivo de culto cristiano. Este culto se ha mantenido además sin apenas modificaciones desde que la iglesia etíope se escindió junto con la iglesia de Alejandria del poder centralizado de Roma y Constantinopla. Fue la primera escisión importante de la iglesia católica y aunque lo habitual es considerar que la escisión se produjo debido a divergencias teológicas, parece más veraz atribuir la misma a las disputas por establecer el orden jerárquico entre los patriarcados. En este caso, la polémica teológica que subyace discute las naturalezas de Cristo. Para la iglesia romana en Cristo hay dos naturalezas (divina y humana) y una sola persona (divina). Para los alejandrinos afirmar la existencia de dos naturalezas equivale a afirmar la existencia de dos personas. Por eso a las iglesias que se escindieron de Roma en el concilio de Calcedonia se las conoce como monofisicistas o sea que solo reconocen una naturaleza en Cristo, la divina.


En la iglesia etíope al precepto dominical se le denomina el "besar los muros" y hace referencia a la visita corta que efectuan los feligres durante el tiempo que dura la misa que puede durar entre dos y cuatro horas.

    La iglesia etíope ha permanecido desde su escisión aislada de otras iglesias por siglos lo que ha propiciado que haya conservado peculiaridades doctrinales y rituales inalteradas desde el siglo V. También la organización espacial de las iglesias es arcaica pues recuerda al templo de Jerusalem con tres zonas diferenciadas: el mas externa (kenie meket) que es la zona de los cantores, la zona del medio (keddest) donde se imparte la comunión y la zona mas interna (mekdes) donde se guarda el Arca de la Alianza y una copia de las Tablas de la Ley. A este recinto solo tienen acceso los sacerdotes.

Otro aspecto diferencial con la iglesia católica es la celebración de la misa. De hecho, muy poca gente presenciará la liturgia de la misa que se reserva para los sacerdotes y cantores. El pueblo llano no entrará en la iglesia y la expresión de "oir la misa" de la iglesia católica se corresponde en la iglesia etíope con la de "besar los muros". Los cristianos etíopes acudirán al exterior de la igleisa, besaran los muros, darán alguna limosna a los pobres, comentarán sus cosas y se volverán a casa. Por otra parte la práctica religiosa de los fieles no gira en torno a los sacramentos. Desde la pubertad hasta la ancianidad, los fieles dejan de recibir la comunión por considerarse impuros. Una expresión muy arraigada en la práctica espiritual de los cristianos etíopes es el ayuno. La mayoria de los mismos lo siguen. Otra características debida a esta temprana escisión es la ausencia del purgatorio por lo que las indulgencias nunca han supuesto un problema para esta iglesia. Tampoco se conoce el sacramento de la confesión que fue incorporado por la iglesia romana hacia el siglo VII.


Celebración religiosa en Bet Giyorgis. Los asistentes acuden a los alrededores de la iglesia y desde allí ofrecen sus oraciones

© 2014 ethiopiko.org