Los arqueólogos suponen que esta estela de 33 metros se derrumbó en el momento en que estaba siendo erigida