Las subidas simultáneas al monasterio ofrecen todo un espectáculo