La destreza de los monjes residentes ascendiendo y descendiendo por la cuerda asombra a los visitantes