Rimbaud en Harar


Rimbaud pidió una camara a su familia y empezó a sacar fotos pensando que sería un excelente negocio. Esta foto es de 1883 donde aparece con los brazos cruzados en un huerto de plátanos. Su hermana diría de las fotos: "Estaban tan borrosas que apenas se puede reconocer su figura".

    Arthur Rimbaud empezó en 1875, a los 21 años de edad, su vida como viajero recorriendo a pie grandes extensiones de Europa. En 1876 se enroló como soldado en el ejército holandés para viajar a Java (Indonesia) pero desertó rápidamente y volvió a Francia. Después viajó a Chipre donde trabajó como capataz en una cantera.

    En 1880 se establecía en Aden en la actual Yemen desde donde el 17 de agosto escribió esta carta: "Querida mamá, querida hermana: He estado buscando trabajo en todos los puertos del Mar Rojo, en Djeddah, Souakim, Massaouah, Hodeidah, etc. He venido a Aden luego de haber intentado encontrar alguna ocupación en Abisinia. Me he enfermado al llegar. Estoy empleado por un comerciante de café y ahora sólo dispongo de 7 francos. Cuando tenga algunos cientos de francos me iré hacia Zanzibar donde dicen que hay mucho por hacer. Espero vuestras noticias. Rimbaud".

    El comerciante francés mencionado en la carta era Alfred Barley quien le puso al mando de su planta de pesado y clasificación de café. Rimbaud tenía conocimientos de la lengua árabe lo que capacitaba para dar órdenes a sus empleados.

    Pero pronto se cansó de la vida en Aden y pidió a Barley que le mandase con una caravana a algún lugar del continente africano. Barley tenía un centro comercial en Harar y este fue el siguiente destino de Rimbaud.

    De Aden a Harar se iba primero por mar cruzando el océano Indico hasta Zelah en la costa africana y de allí a Harar en 20 días de caravana. La compañía Barley había establecido una agencia para exportar café, pieles, caucho, marfil, almizcle etc. y en el momento que Rimbaud llegó a Harar era el el único francés residente en la ciudad. Mas tarde llegaria el hermano de Pierre Barley, Alfred que ocupó el cargo de representante y a cuyas órdenes trabajó Rimbaud.

    El 13 de diciembre de 1880 Rimbaud escribía ya desde Harar: "Queridos amigos, he llegado a este país luego de 20 días a caballo a través del desierto somalí. Harar es una ciudad colonizada por los egipcios y que depende de su gobierno. La guarnición cuenta con varios miles de hombres. Aquí están la agencia y nuestras tiendas. Los productos comerciales del país son el café, el marfil, las pieles, etc. El lugar está elevado, pero no es infértil. El clima es fresco, pero no malsano. Aquí se importan todo tipo de mercaderías de Europa, gracias a los camellos. No tenemos un correo regular, así que estas palabras les llegarán luego de cierto tiempo. Les ruego me hagan llegar noticias lo más frecuentemente posible. Espero que sus cosas vayan bien, y se encuentren bien. Rimbaud".


El almacén de su tienda en Harar. 1883. Es la mejor de las cuatros fotos sacadas por Rimbaud que se conservan. Según él, las fotos se decoloraron debido a la mala calidad del agua que usaba para lavarlas, problema que esperaba solucionar en el futuro.

    Cuando Rimbaud llegó a Harar esta llevaba ya 6 años bajo la ocupación egipcia. Egipto que oficialmente era parte del imperio otomano aunque gozaba de libertad plena quería expandir su imperio hasta controlar toda la costa del mar Rojo y su continuacion africana en el océano Indico. Pero sus tropas aún con la ayuda militar que le proporcionaba Gran Bretaña fueron repelidas varias veces por Johanes IV por lo que no pudieron hacerse con el control de Etiopia. Sin embargo, se hizo con parte de la costa del mar Rojo mas allá de Massawa, con la costa africana del océano Indico y con la región de Harar.

    Harar aunque no estaba en su punto más álgido de prosperidad mantenía formas arquitectónicas y modos de vida que la hacían única en toda el Africa. Estaba completamente rodeada por altas murallas, construidas en piedra y unidas con barro. Los habitantes no vestían como otros indígenas de la región sino a la manera de los árabes, con la cabeza rapada y turbante. La vida, comparada con otras localidades de Africa oriental, era casi lujosa. Había tiendas donde se podían comprar toda clase de objetos, había cantinas y cafés, y signo indiscutible de civilización, había burdeles. Al atardecer se cerraban las puertas de la ciudad, se le entregaban las llaves al gobernador, y luego quedaba prohibido circular por las calles sin un permiso especial. Había un gran número de leones, panteras y hienas en los alrededores que a veces lograban escalar los muros.

    Rimbaud permaneció en Harar for un año comprando café y pieles y mandándolos en caravanas de camellos a Zeila en la costa del mar Rojo y desde allí a Aden. Durante este primer año de estancia en Harar se acrecentó el sentimiento de descontento y soledad y continuamente se quejaba de lo dificultoso que resultaba mandar y recibir cartas desde allí. Después de casi un año de permanecer en Harar se dió cuenta que había contraído la sífilis por lo que viajó a Aden para curarse y hacer planes para buscar fortuna en otro lugar.

    Pero un año después seguía en Aden sin encontrar un destino satisfactorio y sus  ahorros iban menguando pues el coste de vida era elevado. Así, a principios de 1883 aceptó volver a Harar como agente de la compañía Barley y a finales de marzo cruzaba el mar hasta Zeila y desde allí llegaba a Harar en caravana. Allí organizó una expedición para explorar el Ogaden buscando recursos de marfil, resinas y perfumes. Fue el primer europeo en adentrarse en esos territorios y logró publicar ese mismo año un estudio sobre la región de Ogaden en el boletin de la sociedad geográfica francesa. A partir de esa publicación recibió una oferta de dicha sociedad para futuras expediciones en la regíón pero Rimbaud la rechazó y prefirio seguir comerciando con la esperanza de hacerse una fortuna personal.   


Esta foto se encuentra en el museo Civici en Pavia y fue sacada entre 1888 y 1889 esto es en la última época que Rimbaud vivió en Harar. Es la puerta de Shoa con el mercado que se extiende por sus alrededores. La puerta actual tiene que ser una reconstrucción posterior pues no coincide con la de esta magnífica fotografía.

    En septiembre de 1884 los egipcios evacuaron Harar y el emir Abdulahi que contaba con el apoyo de los ingleses se ocupó del gobierno de la ciudad. El emir cerró la ciudad para los extranjeros que tuvieron que abandonarla sin demora temerosos a su vez de la vuelta del fanatismo musulmán a la misma.

    En su vuelta a Aden, Rimbaud fue acompañado por una muchacha harari que permaneció con él un año y fue la única mujer con la que mantuvo una relación duradera durante su vida. Aunque el no la menciona nunca en sus cartas se sabe de ella por el testimonio de uno de los sirvientes de Bardley que los visitaba en Aden.

    Rimbaud firmó otro contrato por un año con la compañia de Bardley y consiguió acumular una cantidad de dinero que le permitió independizarse invirtiendo su capital en armas y munición que consiguió vendérselas a Menelik II, el rey de Shoa, pero sin conseguir el beneficio esperado. Rimbaud salió del puerto de Tahoura (en la acutal Dhibouti) en octubre de 1886 con una caravana que llevaba unos cuantos miles de rifles con su munición. Se dirigió a Ankober para encontrarse alli con Menelik pero este ya habia traslado su residencia a Entoto lo que obligó a Rimbaud a ir allí con su caravana. En Entoto se entrevistó con el rey de Shoa quien para entonces ya habia conquistado la ciudad de Harar apoderándose de todo el armamento de la ciudad lo que repercutió a la baja en el precio de los rifles de Rimbaud quien veía que con el dinero ofrecido por el rey de Shoa apenas cubriría los gastos de la expedición. Además, Menelik adujo que no disponía de dinero para pagarle y le mandó a la recién conquistada Harar para que su gobernador Ras Makonen le pagase el importe del armamento. Y así volvió Rimbaud a Harar donde pudo por fin cobrar el dinero y donde inició una relación con Ras Makonen que duraría hasta su muerte.


Mercado en Harar, 1898. Fotografía de Dodum de Keroman. Sobresale la gigantesca mujer que apoya el cesto en su hombro. La foto ha sido fotocopiada de la exposicón permanente de Rimbaud House en Harar como todas las demás de esta página.

    De vuelta en Aden, Rimbaud obtuvo del gobierno francés una licencia comercial que le permitió entrar en sociedad con un importante compañia de Aden, Tian y Savoure que oficialmente se dedicaba al al comercio de cafe, pieles y esencias pero que su principal actividad era el tráfico de armas. Además, esta compañia era conocida tambien por traficar con una mercancía prohibida ya por la política oficial de las potencias coloniales: los esclavos. Rimbaud vuelve a Harar como agente de la compañia Tian y Savoure en mayo de 1988. Los testimonios que le relacionan con el tráfico de esclavos son de esta época.

    Establecido en Harar esta ciudad le fue pareciendo con el paso de años más amable. Su facilidad en el aprendizaje de las lenguas nativas y su falta de perjuicios raciales le hicieron popular entre la población harari. Se supone que Rimbaud dominaba el harari y el árabe y posiblemente el amárico. Le gustaba el clima de Harar y cuando en 1889 Menelik fue coronado emperador de Etiopia la prosperidad comercial volvió a la ciudad. En esta época Rimbaud se hizo amigo del gobernador Ras Makonen al que conocía desde 1887 como se ha mencionado un poco más arriba. Makonen era un hombre con cierta cultura y apreciaba la compañía y la inteligencia del francés.

    Construyó una nueva casa en Harar que se convirtió en posada de los visitantes y exploradores europeos. Rimbaud les organizaba los viajes y arrendaba las caravanas, guardaba el dinero en depósito, se encargaba de su correo, etc. Robecchi Bricchetti, el explorador italiano fue huésped suyo por varias noches. El conde Telechi, el viajero húngaro, también lo fue así como el explorador francés Jules Borelli que se convirtió en su amigo personal.


Puerta de Harar, 1898. Fotografía de Dodum de Keroman. Posiblemente se trate de Fallana Gate que actualmente se encuentra reconstruida al estilo de esta imagen.

    En febrero de 1891, la salud de Rimbaud se vio seriamente afectada por un dolor en su rodilla derecha que había ignorado por varios meses pensando que era reumatismo. Tuvo que liquidar sus negocios y organizar una expedición que le llevase a Aden. Desde allí escribió esta carta el 30 de abril de 1891 a su madre donde se cuentan los pormenores de su travesía: "Querida mamá, Recibí las dos medias y tu carta, pero las he recibido en tristes circunstancias. Después que la inflamación de mi rodilla derecha y el dolor en la articulación aumentaran, y sin poder encontrar ningún remedio ni opinión válida, me decidí a regresar. Tuve que abandonar los negocios, lo que no fue nada fácil pues tenía dinero disperso por todas partes. Sin embargo, logré liquidar más o menos todo. Alquilé dieciséis negros porteadores, y mandé construir una camilla recubierta por una tela, y es ahí arriba donde acabo de completar, en doce días, los 300 kilómetros de desierto que separan las montañas de Harar del puerto de Zeilah. Resulta inútil contar los horribles sufrimientos que padecí en el camino. Jamás pude dar ni un solo paso fuera de la camilla, mi rodilla se inflamaba visiblemente, y el dolor aumentaba de forma continua. Una vez llegado a Aden, me ingresaron en el hospital europeo. Ocupo la única habitación que existe para los enfermos que pueden pagar. Apenas le mostré mi rodilla al doctor inglés, dijo que era una sinovitis que, por falta de cuidados, había evolucionado a un punto muy peligroso. Enseguida habló de cortar la pierna, luego decidió esperar algunos días para ver si la hinchazón disminuía después de los cuidados médicos".


Mujeres prisioneras en las calles de Harar, ca. 1930. Fotografía de H. de Monfreid. Obsérbense los grilletes en los pies que unen a las dos mujeres del segundo plano.

    En Aden cogió el barco de Correos que le llevó a Marsella donde ingresó en el hospital de la Concepción. El 22 de mayo envió un telegrama a su madre donde le pedía que fuese a verlo a Marsella. Para entonces ya le habían amputado la pierna derecha. A primeros de julio se trasladó a Roche, cerca de su ciudad natal de Charleville, donde su madre tenia una casa rural con la idea de descansar dos o tres meses. Pero como seguía pensando en volver a Harar solo permaneció en Roche durante un mes y el 2 de agosto de 1891 iniciaba el viaje de vuelta que debería llevarle de nuevo a Harar. A las 3 de la mañana, muy emocionado, Arthur exigió que lo vistieran y lo llevasen a la estación, que distaba unos tres kilómetros. El tren pasaba a las seis y media. Llegaron a París y allí cogieron el tren que les llevaria a Marsella donde embarcaría para Aden. Pero apenas se apeó el tren en Marsella Rimbaud es llevado al hospital de la Concepción de donde nunca saldría con vida. Alli estuvo durante tres meses sufriendo una agonía muy penosa durante la cual su deseo de volver a Harar siempre estuvo presente. Murió el 10 noviembre de 1891 a los 37 años de edad.


© 2014 ethiopiko.org